viernes, 29 de junio de 2007

Aspectos Psicologicos

Algunos Aspectos Psicológicos

Es obvio que no son sólo los músculos los que hacen de un hombre un atleta. El físico es un factor necesario, pero no suficiente, la auténtica selección se produce, seguramente, en el terreno psicológico.El atleta tiene un mundo de problemas, alegrías, sensaciones, de realidades interiores, y su vida psíquica es, a menudo, más delicada y sensible que la media de los hombres. Es por eso que analizaremos algunos aspectos puntuales, como son: los miedos, la agresividad y la ira.Los miedos.Sin considerar los miedos provocados por algún trauma, podemos analizar los presentes en el Tae Kwon-Do, de manera sencilla ya sea ante la competencia o un examen.Tenemos el miedo a lo desconocido, donde el riesgo no es el componente fundamental, sino que la fantasía del riesgo es el factor a dominar.A las lógicas sensaciones de miedo a ser lastimado y miedo a lastimar, presentes en todo deporte de contacto, cuya reacción es una autoinhibición en el desempeño competitivo, le sumamos los aspectos psicológicos del miedo al éxito y del miedo al fracaso.Miedo al éxito. Aquí se manifiestan las depresiones a causa del éxito, reacciones de tristeza ante acontecimientos satisfactorios, definidos como "la melancolía de las cosas completadas", debido aun fuerte sentimiento de inseguridad por el que se teme inconscientemente, la responsabilidad unida al éxito.Lo manifiestan aquellos deportistas que cumplen excelentes perfomances durante los entrenamientos y que luego en competencias se manifiestan ansiosos, desperdician oportunidades y no rinden como era de esperar .Miedo al fracaso.Debemos marcar aquí una división entre el miedo a las consecuencias económicas de un eventual fracaso deportivo (especialmente en atletas rentados o becados, situación que difícilmente se dé en Tae Kwon-Do, por lo que no nos explayaremos al respecto) y el miedo a perder el afecto y respeto de los seres que lo rodean (alumnos, instructor, compañeros de práctica, amigos y familia), por no concretar los expectativas que en él se depositaron durante un evento determinado.Nos encontramos aquí con el "síndrome pre-agonístico" (el atleta siente la prueba desde una semana antes, o más, con una intensidad que llega al máximo el día de la víspera, y que se desvanece, a menudo de golpe, al comenzar la prueba) y el "síndrome del campeón" (el atleta tiene una acentuada disposición a la agresividad ya la autovaloración, sin la cual no podría explotar sus naturales condiciones físicas y, uniendo una a las otras, convertirse en campeón.